Caminos hacia Vilcabamba

La vía principal de acceso a Vilcabamba a lo largo de la historia fue el camino inca que desde Ollantaytambo asciende por la quebrada de Tastayoc hasta superar los 4.300 m.s.m del Abra Málaga, cerca del nevado Verónica y desciende por al valle de Lucumayo pasando por Amaybamba hasta Chaullay. Esta fue la ruta elegida por Manco Inca cuando se retiró en 1537 para buscar refugio en Vilcabamba;  y fue también el camino elegido por las comitivas de negociadores o enviados que mantuvieron contactos entre los españoles y los incas de Vilcabamba.

Este camino fue la principal vía de comunicación entre el territorio de  la Convención y Cusco, hasta que en 1929 el ferrocarril llegó a Machu Pichu y años después a Quillabamba; aunque en 1998 fue destruido por un huayco la vía del ferrocarril entre Machu Pichu y la capital de la provincia.

En 1966 el camino se ensanchó permitiendo el  paso de vehículos a motor y en los primeros años del siglo XXI comenzaron los trabajos de mejora de la plataforma y asfaltado. Sin embargo todavía hoy sigue habiendo problemas para la circulación de vehículos. Son frecuentes los derrumbes de tierra que a veces bloquean la carretera en el descenso desde el Abra Málaga hacia la Convención; así como la carretera de entrada a Vilcabamba desde Chaullay. Hay otras rutas muy atractiva para llegar caminando o a caballo, especialmente desde Machu Pichu y desde Choqqueqquirao.