Escalada al Choquezafra

    Exploración y Escalada Choquezafra

    El Nevado Choquezafra es el "Apu Principal" o montaña sagrada más importante de la zona occidental de Vilcabamba, y se concentraba en él un doble objetivo:

    A) Arqueológico, porque se trataba de aprovechar la ascensión para estudiar la posible existencia de restos incas en las alturas.

    B) Deportivo.No había noticias de que nadie hubiera subido hasta la cumbre.

         El Choquezafra era una tarea pendiente desde que explorando la zona en busca de los restos de Vilcabamba la Grande, vi por primera vez en 2002 su silueta mágica y supe que era reconocida por los campesinos como el Apu Principal, la montaña más sagrada de la zona. No había noticias de que nadie hubiera llegado nunca a su cima.

          Mostré fotos de la montaña a tres alpinistas gallegos: Rubén Suárez Carballo, Pablo Fadeville Cajuso y Andrés Villar Murillo, y no pudieron resistir el magnetismo que irradia de las crestas rocosas de aquella cumbre.

     

    W03ChoqVG1                                                   Cara norte del Nevado Choquezafra

          El Choquezafra es el nevado más occidental de toda la sierra de Vilcabamba. Se encuentra en una zona despoblada por lo que la aproximación planteaba dificultades. El 2 de julio recogí en Cusco a los alpinistas y al día siguiente nos pusimos en marcha desde Huancacalle. Doce personas formamos el grupo de apoyo a los alpinistas, con cinco caballos y diez mulas para el transporte de cargas.

          Avanzamos por el paso de Chucuito hasta el valle de Arma y desde allí proseguimos en dirección a Yanahuanca. Esta es mayor concentración en todo el distrito de ejemplares de la espectacular Puya Raimondi, la flor más alta del mundo.

    Es una ruta de gran interés turístico, que discurre entre los 4000 y 4500 metros de altura, disfrutando el espectacular paisaje que ofrecen los nevados Panta y Azulcocha, con un camino ancho y cómodo que lleva hasta Choquetira. Esta pequeña aldea cuenta con centro de salud y escuela y es el último lugar poblado en la ruta. Desde allí nos internamos por el valle de Piscacocha, avanzando por un antiguo y abandonado sendero, con varios lagos glaciares.

    O Nacimiento del ro Choquezafra

         

             Instalamos el campamento base, a 3.740 metros de altura, en la quebrada Yuracmayo junto al nacimiento del río  Choquezafra. Allí se acumula una gran cantidad de rocas de granito que se desprenden desde las crestas y grietas del Choquezafra formado un auténtico río de piedras blancas que explican el nombre del lugar: Yuracmayo, que significa Río Blanco.

          A partir de allí hubo que prescindir de la caballerías. Iniciamos la ascensión subiendo hasta un collado de 4.020 metros conocido como Rumiwasi, o Casa de Piedra, donde encontramos dos ushnos incas. plataformas ceremoniales incas.

    w2005choRumiwN3

         Estaban alineados entre la cumbre del Choquezafra, el apu principal, y el lugar donde indentificamos los restos de Hatun Vilcabamba. Eran una importante evidencia de que allí se realizaron rituales sagrados de altura. 

         Nuestros compañeros alpinistas continuaron ascendiendo e instalaron un campamento avanzado a 4.800 metros para acometer la escalada de la cumbre. 

          Mientras que el resto del grupo nos dedicamos a estudiar aquel lugar y otras evidencias prehispánicas explorando la ladera en torno a la cumbre,

          La cumbre del Choquezafra está formada por rocas de granito en descomposición que hacían muy peligrosa la ascensión en los últimos tramos y la climatología complicaba las cosas. A pesar de todas estas dificultades el 8 de julio de 2008 los alpinistas consiguieron coronar la cima, tras una ascensión, con sorpresa incluida, que Rubén Suárez describe en primera persona.

    La escalada al Nevado Choquezafra

     Rubén Suárez Carballo relata la ascensión al Nevado Choquezafra

            El Campo Avanzado era un mirador privilegiado, aunque lamentablemente la niebla cerrada nos impidió disfrutar de la visión de la Cordillera de Vilcabamba y la selva amazónica que se extendía a nuestros pies. Toda esa visión enriquecía mi existencia en un amanecer despejado y toda ese atractivo se esfumó cuando el infiernillo se negó a funcionar, por lo que en los cinco días que pasamos en la montaña no supimos lo que era una taza de café o una comida caliente, algo que anhelas cuando las temperaturas oscilan entre -4º y -10º.

    w2008ChqRuben

           Encontramos un canal que daba un acceso cómodo hasta el último resalte para alcanzar la cima. La ascensión comenzó con una trepada bastante buscando nuestra ruta entre las pendientes rocosas por las que continuamos nuestra ascensión. Ante nosotros emergían agujas por todos lados y la idea de una montaña sin cordales desaparecía. Un diedro tentador apareció en nuestra ascensión por lo que abandonamos la facilidad de las viras para encararnos a él. La idea que traíamos de una montaña compacta se había desvanecido el mismo día que llegamos al Campo Avanzado.

    w2EscPablo

          Las enormes pedreras que descendían desde la misma cima nos situaban a los pies de una montaña rota y ese deterioro en la piedra convertía la escalada en peligrosa. La niebla cayó, lo cubrió todo, seguíamos escalando sin saber a ciencia cierta si nos dirigíamos a la cumbre principal, cuando un cóndor se acercó a nosotros planeado.

    w2condor08

         En los meses anteriores intentamos averiguar si se trataba de una cima virgen y no habíamos encontrado ningún dato al respecto.

           Tuve el privilegio de hacer la cresta cimera y en mi corta aproximación vislumbre un pequeño hito de piedras. Debajo de ellas había una lata corroída por el paso del tiempo, con un papel en su interior protegido por un plástico quemado en sus bordes y un texto borroso. Se reconocía un nombre A. F. Hartmann. Pero su dirección en Alemania estaba borrosa y también el nombre de su expedición. Se leía bien la fecha. El 7 de Julio de 1968 había llegado a aquella cumbre, justo cuarenta años y un día antes que nosotros. Hubo cierta decepción por no haber sido los primeros pero rendimos un homenaje a aquel pionero que se nos había adelantado.

    w2008ChoqCIBanderas

                                   Rubén y Pablo en la cima del Nevado Choquezafra el 8-3-2008

          Al día siguiente Andrés y yo abrimos una vía en el corredor norte, la bautizamos con el apellido de nuestro guía más emblemático: "Nicanor Quispicuzi".

    wViasChoque08

         La escalada aquí fue arriesgada. Apenas había donde instalar un friend que realmente pudiese soportar una caída. Hice un largo de 30 metros sin meter ningún seguro, quedándome en ocasiones con piedras en las manos y eso mismo le sucedía a mis compañeros. Los tornillos en el hielo trabajaban bien pero a cada golpe de crampones y piolet solo conseguíamos romper en pedazos el viejo glaciar y la progresión también era expuesta pero por fin lo habíamos superado. La amazonía fabricaba la niebla que se hizo dueña de todo y no quería desaparecer, después cayó una lluvia helada, la temperatura bajó y se convirtió en nieve. El hornillo siguió sin funcionar, y hasta cinco días después el 10 de julio, cuando regresamos a Río Blanco, no volvimos a comer caliente.

    Rubén Suárez Carballo

    w2005choAndresG1

    w2RubCaChoq

    2020 © Santiago del Valle Chousa