Exploración y Excavación

    Excavación

    A lo largo de estos años hemos conseguido reconstruir la ruta seguida por el ejército español que atacó Vilcabamba y siguiéndola llegamos hasta un valle deshabitado llamado Lugargrande, situado a ochenta kilómetros al oeste de Machu Pichu y en la vertiente noroeste del Nevado Choquezafra, en el que encontramos restos arqueológicos incas.

    En el mes dejunio de 2008, regresamos a Lugargrande para excavar algunas viviendas y proseguir con las exploraciones para identificar el núcleo de la gran capital perdida, Hatum Vilcabamba o Vilcabamba la Grande.

    En los meses de junio y julio, con cuatro arqueólogos peruanos, un equipo de alpinistas de Galicia, y un equipo de apoyo compuesto por veinte personas de diversas comunidades de Vilcabamba realizamos investigaciones en la zona, de cuyos resultados ofrecemos un avance.

     

    Expedición "Misterio de Vilvabamba 2008"

     

    En junio de 2008 instalamos nuestro campamento entre los valles de Choquezafra y Lugargrande, a 2.435 metros, donde iniciamos prospecciones y en los días siguientes encontramos hasta un total de treinta y cinco viviendas, incluyendo las ocho localizadas anteriormente, distribuidas aprovechando zonas llanas en el terreno en una ladera que va de 2.400 a 3000 metros de altura. Por la distribución de los recintos estimamos que bajo la vegetación en un área de un kilómetro cuadrado hay varios centenares de viviendas, por que consideramos que estamos trabajando ya en el núcleo de la ciudad. La capa vegetal es muy densa, entre medio metro y un metro, según la altura y la orientación.

    Los arqueólogos confirmaron que son restos incas, aunque la excavación permitió comprobar que el suelo original estaba sorprendentemente limpio. Aparecieron fragmentos de cerámica inca en el interior y exterior de las viviendas; y restos de ceniza y maderas quemadas en el nivel de ocupación.

    Los recintos excavados mostraban huellas de haber sido dañados intencionadamente, sobre todo en la zona correspondiente a las puertas. Esta circunstancia, sorprendente en principio, es coherente con la historia de Vilcabamba la Grande. El 24 de junio de 1572 la ciudad fue conquistada por un ejército mandado por Martín Hurtado de Arbieto, con Pedro Sarmiento de Gamboa como Alférez Real. Las momias reales y los objetos valiosos que allí se guardaban fueron trasladados a Cusco. Una guarnición militar permaneció en el lugar durante algunos años y luego lo abandonó procurando dejarlo inservible como refugio para una nueva rebelión, por lo que dañaron intencionadamente las viviendas. Espero que los huaqueadotes y ladrones de tumbas no pierdan el tiempo allí el tiempo con su actividad ilegal porque no encontrarán allí más tesoros que los que ofrecen la historia el paisaje y la naturaleza virgen. Además del interés arqueológico de estos hallazgos, en torno al río Choquezafra hemos encontrado un paraje extraordinaria belleza y gran riqueza natural. La conjunción de los valores históricos, arqueológicos y ecológicos da a la zona un interés excepcional.

     

    Excavación en Vilcabamba la Grande

     

    Encontramos otros restos de estructuras complejas, bajo la vegetación, que tenemos que reservarnos por el momento. Precisan mayor estudio, pero que por su ubicación y forma todo el conjunto se ajustar a las descripciones históricas de Vilcabamba la Grande. Así pues considero que hemos localizado el núcleo de la ciudad perdida VILCABAMBA LA GRANDE.

     

    Excavación en Vilcabamba la Grande

    • Image 1
    2020 © Santiago del Valle Chousa